Esta es la principal causa de insuficiencia renal

Entre 400 y 600 millones de personas en el mundo sufren de insuficiencia renal crónica. Sin diagnóstico oportuno, millones de personas mueren de forma prematura de la enfermedad o sus complicaciones cardiovasculares.

Sin embargo, estos trastornos pueden ser detectados y su evolución detenida o demorada.

Las causas clásicas de la enfermedad renal crónica, son enfermedades inflamatorias de los riñones, infecciones y obstrucciones urinarias y enfermedades genéticas como la enfermedad renal poliquística.

 

La insuficiencia renal y la diabetes

 

Hoy en día, la diabetes y la presión arterial alta se han convertido en las causas más comunes de insuficiencia renal.

En México, el 40% de los pacientes de insuficiencia renal crónica, tiene diabetes. El número de pacientes diabéticos que requieren diálisis o trasplante de riñón se duplicará en la próxima década.

 

Síntomas de insuficiencia renal

 

La enfermedad renal tiene una una evolución lenta. Pocos síntomas, pero son fáciles de detectar por un análisis de orina (albúmina) y la sangre (determinación de creatinina).

En las personas en situación de riesgo (diabéticos, hipertensos, obesos, fumadores, personas mayores de 50, antecedentes familiares), los estudios para descartar la enfermedad deben ser una prioridad.

La mayoría de las formas de enfermedad renal son tratables y el progreso se puede detener sobre todo si se inicia precozmente el tratamiento.

La primera consecuencia de una enfermedad renal crónica no reconocida,  es la pérdida progresiva de la función renal que conduce a la diálisis o trasplante de riñón para salvar la vida del paciente.

La segunda consecuencia es un riesgo de muerte prematura por las complicaciones cardiovasculares.

 

7 Medidas clave de la prevención de insuficiencia renal

 

– Control de la presión arterial alta que puede retrasar la pérdida de la función renal.

– La reducción de la proteinuria por fármacos bloqueadores del sistema renina-angiotensina.

– Reducir la ingesta de sal, lo que ayuda a controlar la presión arterial.

– Control de la hiperglucemia e hipercolesterolemia.

– Dejar de fumar.

– El aumento de la actividad física.

– El control del sobrepeso.

En cada etapa de la enfermedad renal diabética, un tratamiento efectivo puede estabilizar e incluso revertir la evolución de la microalbuminuria (excreción de albúmina en la orina), la función renal puede estabilizarse o incluso mejorar.

Esto se consigue con medicamentos indicados por el médico.

Cuando se pierde la función renal, es necesario recurrir a alguna terapia de sustitución de la función renal, esto es diálisis peritoneal o hemodiálisis.

La diálisis peritoneal se realiza diariamente en casa y las hemodiáisis se realiza usualmente en un hospital acudiendo a sesiones de 4 horas 3 veces por semanas.

Lo más importante de la enfermedad renal secundaria a diabetes es que es prevenible.

Tu turno:

¿Has visitado al médico para realizarte una la valoración? Comenta abajo y déjanos saber.

Una oportuna valoración de la función renal con nuestro medico internista, puede ayudarte, para, en caso necesario, iniciar el tratamiento adecuado.

Asegúrate de recibir nuestro boletín electrónico gratuito, para recibir mas artículos de importancia para tu salud en la comodidad de tu correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

El cuidado del pie diabético

La insulina: tu aliada en el cuidado de la diabetes

No tienes porqué pasar otra navidad en cama tomando analgésicos, solo porque no te cuidaste de gripe (influenza) y tienes diabetes

x