Tipos de ejercicios para pacientes diabéticos: 4 consejos y recomendaciones

¿Qué tipos de ejercicios puede hacer una persona diabética? Es una de las preguntas que más frecuentemente nos hacen nuestros pacientes.

Realizar una cantidad regular de ejercicio moderado o actividad física es importante en el manejo de tu diabetes.

A veces, sin embargo, empezar o mantener tu ejercicio regular o rutina de actividad física puede ser un verdadero desafío.

Cómo vencer los desafíos para realizar ejercicio físico

¡La buena noticia es que todos somos capaces de hacerlo, de vencer los desafíos!

Estos cuatro consejos pueden ayudarte a vencerlos de una vez por todas y hasta ayudar a convertirte en un “deportista activo”.

#1. Supera tus barreras

Para superar las barreras más comunes para que no hagas ejercicio con regularidad, en primer lugar, debes reconocer que las tienes. ¡Todos las tenemos!

Pero, estos obstáculos están afectando tu salud. Estas ideas te pueden ayudar a superarlos poco a poco:

  • Falta de tiempo. Si lo que te sucede es que no tienes tiempo para hacer ejercicio, es hora de crear el hábito de hacer un espacio en tu calendario, por ejemplo de 30 minutos diarios para ti, para ejercitar tu cuerpo. Inclusive puedes ir a pie o en bicicleta al trabajo o ir de compras en ese tiempo. Si puedes asistir a un gimnasio, haz uso de la ‘caminadora’  o si tienes una bicicleta estacionaria (esa que sirve ahora para colgar las toallas), súbete a ella mientras miras la televisión.
  • Influencia socialEl rodearte de gente que te ayude a mantenerte motivado(a), hará que sientas ese entusiasmo que será tu motor. Invita a tus amigos y familia a hacer ejercicio contigo. ¡nada más divertido que eso! Haz amistad con gente activa y únete a algún grupo de ejercicio de tu comunidad.
  • La falta de energía. Programa tu actividad física en las horas que te sientas con más energía. El ejercicio aumentará tu energía. ¡Inténtalo verás los resultados!
  • La falta de fuerza de voluntad. Planea tu día;  realiza una programación semanal, únete a un grupo o clase de ejercicio; ponte metas pequeñas y alcanzables.
  • El miedo a una lesión. La actividad física se debe iniciar lentamente. En primer lugar requieres realizar un calentamiento, y al finalizar, enfríar los músculos para evitar que te lastimes. Si no has hecho ejercicio habitualmente, es mejor que consultes a un especialista en deporte o terapeuta físico para que te sugiera un plan de actividades específicas y que impliquen un riesgo mínimo para tí.
  • La falta de habilidad. Selecciona actividades que no requieren de grandes habilidades; haz ejercicio con un compañero que esté en el mismo nivel de habilidad y toma alguna clase para desarrollar nuevas habilidades.
  • La falta de recursos. Selecciona actividades que requieren de instalaciones o equipos mínimos, como caminar en el centro comercial, tomar las escaleras, pistas de caminar y busca programas comunitarios gratuitos.

 #2.  Administra tu tiempo

Realiza un análisis sobre cómo usas tu tiempo. Programa tu tiempo para hacer ejercicio. Decide qué hacer con tu tiempo de ejercicio.

#3.  Busca apoyo social

Busca amigos que tengan interés en las mismas actividades que a ti te gustan. Si le comentas a tu familia y a tus amigos, es muy probable que se entusiasmen tanto como tu y te apoyen constantemente. 

#4. Ten un plan B

Si por alguna razón, comenzaste muy bien y lo dejaste, no permitas que eso sea una razón para una larga interrupción en tu rutina de ejercicios.  Haz una lista de diversas actividades que puedas realizar y  elige las que más te hagan sentir positivo(a) y feliz. 

Conclusión:

El ejercicio beneficia a todas las personas, no solo a los diabéticos. Lo importante y lo difícil, es crear el hábito del ejercicio y un hábito no es otra cosa que algo que repetimos y repetimos, ¡pero en algún momento debemos empezar!

Como pudiste leer todos los obstáculos y barreras pueden vencerse si te lo propones.

Empieza diciendo: “durante esta semana haré ejercicio el (día) a las (horas) en (lugar)“, esto se llama “implementación de intenciones”. La idea es tener una intención, visualizarla y llevarla a cabo…¡después habrás formado un hábito y todo resultará mas fácil!

¿Por qué no empiezas esta semana? ¿Cuáles son tus barreras ahora?

¿Encontraste útil el artículo? Recibe más consejos como este directamente en tu correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

El cuidado del pie diabético

Esta es la principal causa de insuficiencia renal

La insulina: tu aliada en el cuidado de la diabetes

No tienes porqué pasar otra navidad en cama tomando analgésicos, solo porque no te cuidaste de gripe (influenza) y tienes diabetes

x